Lacan-1997: Error del sistema

I. Hace poco estaba leyendo un pequeño trabajo de Eric Laurent llamado “El caso, del malestar a la mentira”. Laurent rescata a partir de dos seminarios de Miller el lugar de la “mentira” en las categorías R-S-I (“Cómo la categoría de la ‘mentira’ ocupa el lugar de la estructura como punto de real en lo simbólico”) para luego desarrollar la idea de una poética psicoanalítica (que sobrepasa al analista y al analizante) trayendo a colación algo que nunca había leído o escuchado de Lacan: que el analista es poema más que poeta cuando accede a esta dimensión del lenguaje. Laurent concluye su trabajo afirmando: Si lo simbólico en lo real tiene por nombre la mentira, el encuentro tiene la forma de un fuera-de-sentido en el que la mentira hace signo para un sujeto, por un efecto que alcanza la eficacia del chiste.

II. Me quedé pensando en lo productivo que resultó ser ese seminario de 1997 referenciado por Laurent y su relación con el estatuto de la mentira. Pero casi no pude evitar reírme cuando asocié “1997” con otra mentira más prosaica, más terrenal (literalmente terrenal) y más argentina. Hace unos pocos días (mientras leía precisamente a Laurent) pudo saltar del cerco mediático patronal (por unas horas, claro) una noticia sobre la declaración de unos terrenos por parte de un contrabandista de autos sudamericano: Mauricio Macri había declarado ante la Oficina Anticorrupción que la finca Pluma del Pato en Coronel Solá, Salta (Argentina) que había comprado a mediados de 2015, tenía una extensión de 373 hectáreas y un valor fiscal de $ 334.364,10. Un periodista (de esos que todavía no fue comprado con el dispendioso aporte de los fondos reservados de presidencia destinado al mercado de jueces y periodistas) rascó un poco y comprobó que el predio declarado tiene, en realidad, una superficie algo mayor, más de cinco veces mayor: 1997 hectáreas para ser exactos.

III. La excusa/justificación por parte de la Secretaría Legal y Técnica del patético contrabandista argentino con domicilio económico en Panamá fue: “Error del sistema”. No pude dejar de reírme de mi asociación: de las 1997 hectáreas del mafioso y del Seminario de 1997 al que hacía referencia Eric Laurent al articular la homología de los dos lugares: el de la “orthe doxa” y el de la mentira que hace signo con la eficacia del chiste.

 

N. Patricio Reyes C. Copyleft copyleft, 2016.

Nota: El Seminario de 1997 es el de Barcelona Die Wege der Symptombildung, de J-A. Miller quien retomará la Conferencia de Ginebra sobre el síntoma de Lacan (quien a su vez vuelve sobre la Conferencia XVII de S. Freud El sentido de los síntomas). El otro seminario de Miller (un curso en realidad) citado por Laurent fue uno de 2001-2002. El trabajo de Laurent puede verse en Cuadernos de Psicoanálisis, Bilbao, Eolia, n. 26, junio 2002 (Texto original: Revue de la Ecole de La Cause Freudienne n° 50).

Otras entradas de “Carne de diván, ensalada de Lacan”:

Gruyere de Lacan
San Miller, yerno
El psicoanalista que cazaba mariposas
Lacanibal
Muse de Lacan
Psico-kitsch
Los gatos de Lacan

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s