Kubero Díaz

agenda sociocultural

La música de Kubero es, para mí, una cuestión de culto. Supongo que será compartido por algunos pocos fans que andan por ahí, desperdigados en este o en cualquier otro planeta. Previsiblemente, dentro de algunas décadas, algún musicólogo dirá: «¡Mierda! ¿Cómo puede ser que semejante compositor haya pasado desapercibido?» Y vendrán los tributos y homenajes y quizás alguna de esas espantosas estatuas de bronce con que la indignidad de la historia suele expiar culpas. Creo que no me equivoco si digo que el disco de Kubero con La pesada (1973) está al nivel de Manal (1970), Artaud (1973) de Pescado o el Volumen 2 (1972) de Pappo, todas obras señeras de la época, aunque sea infinitamente menos conocido.

Ver la entrada original

Gona Rubian Ranesa (2020) por Reynols

Luego de muchos años, por lo menos desde su famosa Sinfonía para 10.000 pollos (2000), no se escuchaba a esta banda de culto. Los Reynols practican un rock experimental y psicodélico muy noise. Sus integrantes son los hermanos Conlazo (Rob y Pacu), Anla Courtis y con el liderazgo de Miguel Tomasin, un baterista con síndrome de Down, que también es el vocalista y ejecuta el órgano.

Gona Rubian Ranesa (2020) mantiene y potencia, si aún cabe, la libertad creativa que siempre caracterizó a la banda. Es un álbum hipnótico, cautivante, con una producción y mezcla muy buena realizada en Buenos Aires y una masterización hecha en Oslo también muy cuidada.

Cameso Cator Sitero y Linitri Teperoli son dos verdaderas joyas y podríamos calificarlas como piezas de arte conceptual en estado puro (la primera mucho más rockera y con citas a Beethoven y la segunda, más calma y con citas a J.S.Bach). Por su parte, Corlo Saturu mantiene el ritmo hipnótico de las otras dos pero con una minimalismo abrazador y apabullante y con un estilo dronespace muy estilizado.

Impresionante vuelta al ruedo de una de las bandas de culto más misteriosa, experimental y creativa de la escena contemporánea.

N. Patricio Reyes C.

Cualquier anuncio comercial que aparezca en este blog es impuesto por WordPress y no deseado por el autor.