Archivo de la categoría: Política

La “cuestión militar” y yo

Una excelente y sesuda introducción por parte de Albamonte y Maiello sobre un libro de próxima aparición (“El marxismo y la cuestión militar”) promete poner sobre el candelero un asunto de especial sensibilidad para cualquier epidermis latinoamericana.

Muchos deben ser los puntos de vista y pareceres sobre el tema y cada quien debe tener su opinión. Aunque parezca mentira yo también tengo una. ¿Qué podría decirse desde el arte al respecto? Mi opinión puede resumirse en breves y poco intelectuales palabras: los milicos me dan asco, la vida militar me parece un insulto y el vocabulario militarista me resulta de una impudicia y obscenidad lacerante. Seguir leyendo La “cuestión militar” y yo

Atlanta: La nueva cultura troskopunk

atlanta-02-web
Fotografía: Enfoque Rojo

El sábado 19 de noviembre de 2016, en el estadio de Atlanta de Buenos Aires, se realizó un acto político con una masiva concurrencia (de más de veinte mil personas) para escuchar a nueve oradores pertenecientes a los tres partidos agrupados en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Las reseñas periodísticas dieron cuenta del acto y del entusiasmo reinante. No hablare de ello.

Y tampoco trataré de las medulares ideas que desarrollaron quienes estaban en la tribuna sino de los intersticios, del envés, de aquello que flotaba entre lxs oradorxs y entre ellxs y el público. Hablaré del subtexto del acto que resumo en la siguiente afirmación: Creo que en Atlanta sucedió un histórico, liminal y sustancial proceso de nacimiento de una nueva cultura urbana.

atlanta-01-web Seguir leyendo Atlanta: La nueva cultura troskopunk

Lacan atrumpado por Zizek

lacan_trump_zizek_web

I. Señorito Rottenmeier. El “escándalo Zizek”, referido a la elección de Trump, puso en el ojo de la tormenta a los intelectuales de izquierda y lacanianos a partes iguales. El debate, lejos de calmarse parece crecer, sobre todo teniendo en cuenta la próxima seguidilla de elecciones europeas. El Left Voice arde en visitas al respecto. Que un marxista lacaniano (o viceversa) como Zizek prefiera a Trump antes que a Hillary porque “puede provocar un tembladeral que, en última instancia, será beneficioso para un cambio posterior (por izquierda)” es un argumento, a mi gusto, ciego y perverso. Algo así como una pedagogía sádica: “Dejá que el nene saque el brazo por la ventanilla…cuando se lo arranquen aprenderá”. En realidad, en el centro del “escándalo Zizek” podría estar la doble confusión entre defensa y resistencia, por un lado y entre establishment y antiestablishment, por el otro. Quizás verlo desde la lectura kojeveana de la Fenomenología del espíritu de Hegel, más precisamente la dialéctica del amo y el esclavo releida desde Lacan pueda aclarar algo las cosas. Veamos brevemente estos tres puntos. Seguir leyendo Lacan atrumpado por Zizek

Thais o el lapsus botánico del Dr. Freud

botanico_freud_web
Jardín Botánico “Carlos Thais” y el Dr. Sigmund “Froi”

I. Uno de los libros más deliciosos y conocidos de Freud quizás sea “La interpretación de los sueños”. De ese texto me estaba acordando estos días en relación a un evento a realizarse dentro de poco en el Jardín Botánico “Carlos Thays” de la ciudad de Buenos Aires. La parte que me vino a la memoria fue el caso de la monografía botánica en el que Freud analiza los restos diurnos en la conformación de los sueños: los ciclámenes que tanto le gustan a su esposa, su encuentro con el profesor Gärtner -jardinero- y su “floreciente” esposa, su fantasía diurna en relación al poder anestésico de la cocaína, etc. El disparador de semejante rememoración fue una invitación por vía indirecta a participar de “Una noche en los jardines”, una visita guiada nocturna a realizarse en el Jardín Botánico porteño. Seguir leyendo Thais o el lapsus botánico del Dr. Freud

Lacanata en el prostíbulo de los Macri

lanata_web

I. El goce Te-Ve. Cuando el showman televisivo Jorge Lanata, refiriéndose a su dinero, espetó “Si quiero me lo gasto en putas, cocaína o juego porque me lo gané”, la gente del barrio se rio con esa risa nerviosa tan típica de los que se ríen para no llorar. Eso fue propalado en febrero de 2016 por radio Mitre, del Grupo Clarín, lugar de trabajo del showman. En el barrio se sabe leer entrelineas: A la vuelta de la radio, ubicada en la calle Mansilla, está uno de los mayores prostíbulos de Buenos Aires cuyo dueño es considerado el zar de la trata de personas en Argentina. El lugar es conocido en el barrio como “el prostíbulo de los Macri”, ya veremos porqué. Su propietario es Raúl Martins. Seguir leyendo Lacanata en el prostíbulo de los Macri

Lacan-1997: Error del sistema

I. Hace poco estaba leyendo un pequeño trabajo de Eric Laurent llamado “El caso, del malestar a la mentira”. Laurent rescata a partir de dos seminarios de Miller el lugar de la “mentira” en las categorías R-S-I (“Cómo la categoría de la ‘mentira’ ocupa el lugar de la estructura como punto de real en lo simbólico”) para luego desarrollar la idea de una poética psicoanalítica (que sobrepasa al analista y al analizante) trayendo a colación algo que nunca había leído o escuchado de Lacan: que el analista es poema más que poeta cuando accede a esta dimensión del lenguaje. Laurent concluye su trabajo afirmando: Si lo simbólico en lo real tiene por nombre la mentira, el encuentro tiene la forma de un fuera-de-sentido en el que la mentira hace signo para un sujeto, por un efecto que alcanza la eficacia del chiste.

II. Me quedé pensando en lo productivo que resultó ser ese seminario de 1997 referenciado por Laurent y su relación con el estatuto de la mentira. Pero casi no pude evitar reírme cuando asocié “1997” con otra mentira más prosaica, más terrenal (literalmente terrenal) y más argentina. Hace unos pocos días (mientras leía precisamente a Laurent) pudo saltar del cerco mediático patronal (por unas horas, claro) una noticia sobre la declaración de unos terrenos por parte de un contrabandista de autos sudamericano: Mauricio Macri había declarado ante la Oficina Anticorrupción que la finca Pluma del Pato en Coronel Solá, Salta (Argentina) que había comprado a mediados de 2015, tenía una extensión de 373 hectáreas y un valor fiscal de $ 334.364,10. Un periodista (de esos que todavía no fue comprado con el dispendioso aporte de los fondos reservados de presidencia destinado al mercado de jueces y periodistas) rascó un poco y comprobó que el predio declarado tiene, en realidad, una superficie algo mayor, más de cinco veces mayor: 1997 hectáreas para ser exactos.

III. La excusa/justificación por parte de la Secretaría Legal y Técnica del patético contrabandista argentino con domicilio económico en Panamá fue: “Error del sistema”. No pude dejar de reírme de mi asociación: de las 1997 hectáreas del mafioso y del Seminario de 1997 al que hacía referencia Eric Laurent al articular la homología de los dos lugares: el de la “orthe doxa” y el de la mentira que hace signo con la eficacia del chiste.

 

N. Patricio Reyes C. Copyleft copyleft, 2016.

Nota: El Seminario de 1997 es el de Barcelona Die Wege der Symptombildung, de J-A. Miller quien retomará la Conferencia de Ginebra sobre el síntoma de Lacan (quien a su vez vuelve sobre la Conferencia XVII de S. Freud El sentido de los síntomas). El otro seminario de Miller (un curso en realidad) citado por Laurent fue uno de 2001-2002. El trabajo de Laurent puede verse en Cuadernos de Psicoanálisis, Bilbao, Eolia, n. 26, junio 2002 (Texto original: Revue de la Ecole de La Cause Freudienne n° 50).

Otras entradas de “Carne de diván, ensalada de Lacan”:

Gruyere de Lacan
San Miller, yerno
El psicoanalista que cazaba mariposas
Lacanibal
Muse de Lacan
Psico-kitsch
Los gatos de Lacan

 

Extimar, retener, gozar

salo_o_le_120_giornate_di_sodoma-363329106-largeUna noticia reciente me hizo acordar, y mucho, a un texto de Miller y a una peli de Pasolini. He aquí ese derrotero de la memoria.

I. Rojas. En los 80 (es decir, hace millones de años) se proyectaría en el Rojas “Saló o los 120 días de Sodoma” de Pasolini. La expectativa era inmensa, todos habían oído hablar de la película, nadie la había visto. El ambiente estaba electrificado. El Rojas de la UBA, hay que recordar, formaba parte de un microcircuito culturoso constituido por la sala de Hebraica y el Cine Cosmos. Pasolini era Dios y “Saló” su testamento. Yo me sentía un privilegiado: Ya había leído el “Sade, Loyola, Fourier” de Barthes (¡la edición de Monte Ávila!) citado por Pasolini en el film.

Estamos en el cenit de la biopolítica: Vigilar y castigar de Foucault (1975 y 1986 en la edic. en español) y el último Lacan son las estrellas. Rockstars. En el centro de la santísima trinidad (Barthes-Lacan-Foucault) Pasolini ponía el ojo de la cámara: biopolítica y política del goce unidos como nunca se había visto y ni siquiera imaginado. La dialéctica del Amo y el esclavo de Lacan-Kojeve-Hegel, vía Sade, se desplegaba ante nosotros en esa pantalla, fotograma a fotograma. Y lo hacía en estado puro. Luego de la “trilogía de vida”, “Saló” fue un shock. Hasta el día de hoy, no he visto una explicitación más gráfica de lo que significa el más allá del placer o el retorno del goce lacaniano que este último film de Pasolini.

II. Plaza del Príncipe, Tenerife. En octubre de 2010 estaba participando en una de las múltiples marchas contra la reforma de Ley de Extranjería de España. La ley era una adecuación a una Directiva de la UE, la 115/08, más conocida como Directiva de la Vergüenza: Otra vuelta de tuerca a una política claramente xenófoba y racista por parte de la Unión Europea que se amalgamaba con el antisemitismo y la islamofobia reinante, que son los otros dos deportes consentidos y practicados con fruición en el viejo continente. Hay continentes enteros que, en ciertos temas, no aprenden. frente-pancartas3-large2Para nosotros la bestia negra eran los CIEs, los Centros de Internamiento de Extranjeros. Cárceles donde se “internaban” a los extranjeros por simples faltas administrativas (desde 40 días hasta 2 años).

En esos precisos días, J-A Miller publicaba “Extimidad”, uniendo este fértil concepto con la cuestión de la inmigración, incluyendo en su texto una afirmación (profética) de Lacan del 9 de octubre de 1967: “Nuestro porvenir de mercados comunes será balanceado por la extensión cada vez más dura de los procesos de segregación”. Miller apuntaba al centro de la cuestión del racismo: “Odio tu manera de gozar”: El Otro (inmigrante) saca una parte “indebida” de goce. Seguimos en la política del goce del último Lacan.

III. Camino a Saló. La noticia que me provocó un flash a los pasados I y II fue aquella que da cuenta que, por primera vez en su historia, la ciudad de Buenos Aires instalaría una cárcel para inmigrantes. El eufemismo utilizado por las patronales y su régimen político es “retención”: Centro de Retención de Migrantes. Eso se hace a través de un Convenio entre la Dirección Nacional de Migraciones, el Ministerio de Seguridad y el Gobierno de la Ciudad. Hubo tres comunicados sobre el Convenio. Su narrativa, la de los tres, roza el delirio. Tal fue el escándalo del primer comunicado que, enseguida, lo sacaron de circulación y pusieron otro. Nuevo escándalo. El segundo apenas duró unos días. Tuvieron que hacer un último comunicado, tan patético como los anteriores. El tema, siendo muy preocupante, no agotaba ni de lejos el órdago fascista.

IV. República de Saló. Quién puso la cara del último comunicado fue un subdirector, y fue eso lo que me llamó la atención. Luego de un par de clics, estupefacto, comprendí. Y es que el responsable final pero que no firmaba el comunicado (el Director Nacional de Migraciones) es “Toto” García, cuyo historial es digno para una carrera administrativa en la República de Saló. En 2010, García ingresó con el cargo de Subsecretario de Seguridad Ciudadana al Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad a cargo de Guillermo Montenegro, un ministro conocido, no solo por sus desaforadas afirmaciones xenófobas sino por haber sido, poco tiempo antes, el juez que absolvió, en un juicio escandaloso, a una esclavista textil que luego se casó con un conocido contrabandista de autos que luego devino a presidente del país.

borda4“Toto” García es un viejo conocido de los psicoanalistas. En su carácter de Subsecretario de Seguridad Ciudadana, fue el que ordenó a Horacio Giménez (Jefe de la Policía Metropolitana) y Ricardo Pedace (Subjefe de la Policía Metropolitana) la brutal represión del Hospital Borda del 26 de abril de 2013, siguiendo las directivas del Ministro Montenegro tal como surge de la instrucción de la causa penal pertinente (fs. 3291/3292). La represión del Borda fue antológica: el poder violando doblemente sus propias normas: la de “no innovar” judicial y la de apalear a mansalva con una saña nunca vista. Un “Más allá del placer explicado a los niños”.

García también es conocido por los inmigrantes ya que fue el responsable directo de los fusilamientos en el Parque Indoamericano de diciembre de 2010 por parte de la jauría de la Metropolitana. Los fusilados fueron Bernardo Salgueiro (24 años, de nacionalidad paraguaya) y los bolivianos Rosemary Cupeña (28 años) y Juan Castañeta Quispe (38 años).

elizabeth-esposa-de-castaneta-quispe
Elizabeth Ovidio, esposa del remisero Castañeta Quispe

La Metropolitana de García fue ayudada, claro está, por las jaurías nacionales de la Federal y de la Narcogendarmería del carapintada Sergio Berni. Ya se sabe, los empresarios (hoteleros, de la construcción o de lo que sea) cuando se ponen nerviosos van juntitos y con mucho pero con mucho plomo. Lear dixit. Y no King Lear, precisamente.

V. Noches blancas pero no de Dostoievsky. Sin embargo, lo más increíble (y lo que más me hizo recordar a Saló de Pasolini) fue la fiesta en la que participó nuestro Director Nacional de Migraciones el 21 de septiembre de 2006 (para festejar la primavera) en la casa de Julio Virgolini (en Uriburu 1257, CABA). Virgolini es uno de los abogados más solicitados por los narcos (fue defensor de Marcos Antonio Estrada González, el narco que operaba en la villa 1-11-14 del bajo Flores; fue defensor de uno de los imputados en el famoso caso “Viñas Blancas”; fue defensor de E. Piana en el caso de lavado de dinero por exportación de oro, una de las mayores estafas al fisco que se recuerde).

garcia-gentili
Fiesta en lo de Virgolini, abogado de los narcos: El actual Director Nacional de Migraciones “Toto” García al micrófono mientras el fiscal Gentili, sonriente, escucha.

En ese entonces, “Toto” García, el actual director de Migraciones, era uno de los secretarios del fiscal Alfredo Gentili, jefe de la famosa Ufidro (acrónimo de la Unidad de Apoyo Fiscal para la Investigación de Delitos Complejos en materia de Drogas y Crimen Organizado, un aguantadero estatal de los servicios de la SIDE creado por el marido de la empresaria hotelera de Santa Cruz). El fiscal Gentili, jefe de García, también era amigo del abogado de los narcos y habitué de sus fiestas de viernes de por medio. Las malas lenguas dicen que García era el rey del karaoke en esas fiestas de empresarios, narcos y fiscales. El fiscal Gentili, luego del pequeño traspiés cuando esta información salió a la luz, sigue haciendo carrera: reemplazó a otro fiscal fiestero famoso: Nisman. Entre las instrucciones de “la Embajada” y las de los Stiuso, la presión de los jefes merqueros y sus socios de gorra azul, los cobros a los medios de prensa y las fiestas, esta gente, como los jueces, debe estar agotada.

Cuando el contrabandista de autos, el 22 de diciembre de 2015, nombró a García en la Dirección Nacional de Migraciones (Decreto201/15), se me ocurrió pensar en la inmensa y blanca alegría de la Narcogendarmería que cuida nuestras fronteras con Bolivia o en la enorme, verde y cogolluda alegría de la Narcoprefectura que cuida nuestras vías navegables con Paraguay.

Colmo, Barracas. Veo esa noticia del Centro de “Retención” como un goce extímico muy milleriano, como un colmo político homologable al que Pasolini daba cuenta en su Saló, en diferente grado, por supuesto, pero en igual naturaleza. Ya lo sabemos por O. Wilde: a veces la realidad imita al arte. Como si fuera una venganza psicoanalítica por lo del Borda, como si fuera una perfecta triquiñuela del significante (de sabor tan lacaniano) la sede del Centro de Retención de Migrantes del fiestero rey del karaoke estará ubicada en el Pasaje Colmo Nº 3860, Barracas.

N. Patricio Reyes C.

Otras entradas de “Los sótanos de la cultura porteña”

Ratis de biblioteca
CCK: Borges, Rodchenko y lapsus Lef
Expo CCK: Borges y el Quemalibros

Cierre Universidad Nacional de Luján

En 1980 la Universidad Nacional de Luján (UNLu) fue clausurada durante la última dictadura cívico militar. La historia cuenta que cuando el coronel Maríncola entró al campus de la Universidad salió al cruce el por entonces rector, Emilio Mignone: “¿Dónde están las armas?”, preguntó el militar . “En la biblioteca”, respondió Mignone. Maríncola no captó la ironía y mandó a requisar la biblioteca. Su reapertura llegó en 1984 con el advenimiento de la democracia. (Fuente: http://elcactus.com.ar/2016/04/a-40-anos-del-golpe-informe-especial-de-la-unlu/)

El psicoanalista que cazaba mariposas

Tres suelen ser las preocupaciones que inquietan a los psicoanalistas: 1) intentar refritar a Lacan sin que se note, 2) intentar aumentar la “tarifa” sin que se note, y 3) intentar cazar mariposas sin que ellas lo noten. Las dos primeras son preocupaciones archiconocidas y forman parte del folklore académico y social y también de las bromas y chanzas que los psicoanalistas soportan estoicamente. La última, sin embargo, es una inquietud más solapada y de la que poco se habla.

Y es que, según parece, a nuestros psicoanalistas les encanta cazar mariposas. Veamos.

He observado con cierta preocupación que apenas hubo reacción por parte de los psicoanalistas en relación a la creación, el pasado martes, de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias a través de un autoritario DNU. Es bien sabido cuál es el sentido profundo de esta iniciativa: 1) Achicar los costos en relación a la judicialización sanitaria (restringiendo en gran medida el derecho a la salud); 2) crear protocolos en relación a la aplicación de ciertas tecnologías y medicamentos usándose solo aquellos que tengan “probada eficacia” (léase los producidos por “ciertos” laboratorios y empresas) y, 3) crear un organismo paralelo a la ANMAT pero con funciones mucho más importantes. Para ser gráfico: la ANMAT dice: “Los medicamentos A, B, C y D están aprobados”, mientras que la Agencia dirá: “Solo el medicamento B es de ‘probada eficacia’, firme aquí para mostrar su conformidad para que se lo apliquemos”.

Pero ¿Dónde están las mariposas?

En trazo grueso, ese es el proyecto. Sin embargo, en bambalinas, la “rosca” entre gobierno, laboratorios y la burocracia sindical intervinientes en el proyecto cocina otra cosa: incrementar beneficios mutuos en desmedro de la salud de los pacientes. Se trata de evitar los juicios por mala praxis y reducir al mínimo el menú de opciones de medicación y tratamientos en las Obras Sociales. A fuer de ser sinceros, se trata de imponer un “menú fijo” a través de una “canasta básica de servicios”. Eso, lógicamente, redundaría en mayor “caja” para los burócratas sindicales y esa es, precisamente, la zanahoria que les fue presentada en bandeja por los laboratorios y el gobierno.

Pero ¿Dónde están las mariposas?

Los psicólogos quizás piensen que semejante tecnicismo ministerial poco tiene que ver con ellos. Pero tanto la experiencia internacional con respecto a las Agencias de Evaluación (el proyecto argentino es una copia de ellas), como la posición de los laboratorios, los lobbies académicos de las neurociencias (directamente vinculados a los laboratorios) y ciertas escuelas de “terapias-cortas-pero-efectivas”, todo ello desmiente rotundamente tan ingenua idea.

Pero ¿Dónde están las mariposas?

Los cañones de las Agencias de Evaluación apuntan, no ya a una masa genérica de psicoanalistas como fue el caso de las refriegas de los 80 y 90 (pastilleo vs psicoterapias). No. Hoy los cañones tienen laser y apuntan directamente al corazón: Las Agencias de Evaluación van directamente de los medicamentos a las prácticas y de las prácticas a las disciplinas. Y no hace falta decirlo: el psicoanálisis es homologado, por los laboratorios, al chamanismo o al tarot. Y es que cualquiera puede ver, por ejemplo, las batallas campales que se producen actualmente en torno a los Protocolos para el manejo del TDAH o el autismo en Cataluña (donde algunas entidades recogen firmas para eliminar las terapias psicodinámicas) o los proyectos para la venta de datos sanitarios (el apetecible big data sanitario) a empresas, laboratorios y centros de investigación (por ejemplo, proyecto VISC+). En todos esos procesos los psicoanalistas tienen, lógicamente, algo que decir y, por supuesto, participar y levantar la voz.

Según mi humilde opinión, si algún prestigio ha ganado el psicoanálisis, es por aquellos pocos profesionales que han hecho de la transversalidad de enfoques, la multidisciplinariedad de prácticas y la gratuidad hospitalaria una herramienta cotidiana de trabajo comunitario, más allá de la práctica pequeño-burguesa de la consulta individual. Eso es lo que está en peligro de perderse con el intento de convertir a los profesionales de psicología en simples paseadores de caniches de Pavlov, esos caniches “cortos-pero-efectivos”.  Porque de eso se trata esta historia.

Pero ¿Dónde están las mariposas?

Sería bueno que los psicoanalistas sepan que, en los tiempos que corren, cazar mariposas puede ser un apasionante pasatiempo y que no está mal que lo practiquen… a veces. Solo a veces.

 

N. Patricio Reyes Caldarone. 

Sobre el actual debate del autismo en Cataluña y la polémica sobre la práctica psicoanalítica: http://ampblog2006.blogspot.com.ar/2016/02/carta-abierta-emma-leach-presidenta-de.html