Archivo de la categoría: Política

Trump-l’œil, Bolsonaro y las democracias schmittianas

Versión en pdf

Naturalishistoria-webUna de las mayores competencias pictóricas de todos los tiempos fue la que sostuvieron, en la Grecia Clásica, Zeuxis de Heraclea y Parrasio de Éfeso. La anécdota está narrada en la Naturalis Historia (74 d.C) de Plinio el Viejo cuatrocientos años después de sucedida. El concurso tenía el propósito de determinar quién era el mejor pintor.

Zeuxis corrió la cortina que tapaba su cuadro y el asombro fue absoluto: había pintado unos racimos de uvas con tal grado de realismo que los pájaros que sobrevolaban por allí intentaban comerlas. Pensándose ganador, Zeuxis le pidió a Parrasio que muestre su cuadro tapado detrás de la cortina. Su sorpresa fue mayúscula cuando comprobó que el cuadro de Parrasio era la propia cortina. Zeuxis tuvo que reconocer la derrota ante el cuadro-cortina de Parrasio.

Esta sabrosa anécdota suele ser contada de manera introductoria en los cursos de historia del arte y de estética en relación a uno de los temas estrella de la disciplina: el realismo y sus problemas. De esta manera desfilan de manera obligada los conceptos de mímesis, naturalismo, objetividad, verosimilitud, ideología en el sentido marxiano, arte-sociedad y un larguísimo etcétera. En el centro del problema planteado por la competencia Zeuxis-Parrasio se encuentra un elemento técnico-pictórico que todos conocemos aunque no lo sepamos.  Seguir leyendo Trump-l’œil, Bolsonaro y las democracias schmittianas

Estrategia, arte y efecto Wragge-Lecount

jubilados-banda-criminal-web
El diciembre caliente del 2017 argentino dejó un reguero de información política que aún, meses después, se está procesando. El debate parlamentario sobre la reforma previsional dio lugar a enormes manifestaciones no solo en las calles de Buenos Aires sino en las ciudades de todo el país. Asimismo los alrededores del Congreso Nacional fueron el escenario de una brutal represión por parte de las “fuerzas del orden” y su contestación por parte principalmente de la izquierda. Los avatares de las escaramuzas, la represión, la persecución o la demonización política de la protesta, ya suficientemente documentado, no es aquí motivo de un análisis; solo lo son sus consecuencias.

Y la consecuencia más notable se refiere a la centralidad que vuelve a adquirir la problemática de la estrategia política. Hay algunos datos que encendieron las alarmas del poder: una caída más o menos pronunciada de la imagen del gobierno, un protagonismo de la izquierda clasista en las calles (en desmedro del neorreformismo kirchnerista o la burocracia sindical) y un creciente estado de malestar por la situación socioeconómica.

A principios de 2018 la gran pregunta era ¿Cómo seguir? ¿Cuál sería la estrategia política más pertinente? Era una pregunta que se hacía tanto en los pasillos del poder como en las reuniones políticas de la oposición. Los debates en la izquierda sobre estrategia política son innumerables, sustanciosos y, por supuesto, imposibles de resumir en pocas líneas. Y es por ello que aquí intentaré abordar un aspecto pequeño pero sustancial para cualquier estrategia de izquierda: la cuestión de la iteratividad. Seguir leyendo Estrategia, arte y efecto Wragge-Lecount

Tiresias, la izquierda, la foto y algunos intelectuales

IMG_5811-(2)-web

Lo primero que me vino a la mente luego de leer el documento “crítico” de un grupo de intelectuales argentinos sobre el gobierno de Macri fue Tiresias, el célebre adivino de la mitología griega. Tiresias, hombre sabio y adivino, tenía una particularidad destacada: era ciego. Sin embargo, aunque ciego, era el que “más veía”. El documento se llama “Hacia una caracterización del gobierno de Cambiemos. La ampliación del horizonte punitivo y los derechos humanos” y está firmado por destacados intelectuales (Gargarella, B. Sarlo, etc).

En mi humilde opinión, es un documento bastante lavadito, bastante light que apunta a señalar que los actuales títeres (el contrabandista de autos y su pandilla) son malos y, de paso, destacar que los pasados títeres (la empresaria hotelera antiabortista y su pandilla) no fueron buenos. En el camino queda un “pequeño detalle” innominado: Que lo importante no son tales títeres sino los titiriteros y eso, en mi barrio, tiene un nombre: estructura capitalista que, traducido al lenguaje también barrial, se llama: mafias patronales y sus felpudos de la burocracia sindical, bandas delictivas estatales cada vez más desatadas y más impunes, un entramado mediático-empresarial claramente fascista, una casta judicial obscena en su connivencia con el poder, un régimen patriarcal ignominioso, entre otras lindezas que trascienden las contorsiones de los títeres en el escenario. De esos hilos y esos titiriteros, mutis por el foro.

La foto que encabeza el documento (en el blog de Gargarella) fue lo que más me llamó la atención y fue lo que me remitió, como un flash, a Tiresias. Si Lacan decía que el inconsciente se estructura como lenguaje, aquí deberíamos poner una addenda para completarlo que dijera “como lenguaje fotográfico”.

Seguir leyendo Tiresias, la izquierda, la foto y algunos intelectuales

Las carnes ligeras de la estrategia

Si una palabra ha sido zarandeada, llevada y traída de aquí para allá es la palabra “estrategia”. Desde las fuerzas políticas de izquierda suele ser común escuchar “se hace necesario hacer un debate sobre estrategia”.

Tales debates suelen plantearse generalmente en los términos de desvío, de carencia o de confrontación. En el primer caso, el desvío estratégico, se achaca al contrincante interno que su estrategia está mal planteada, está desviada, o torcida y, por ende, conducirá al fracaso o, peor aún, desvirtuará ideológicamente el sentido del proyecto político. Los debates interminables sobre el “frente único”, “golpear-juntos-marchar-separados”, “entrismo”, “centrismo”, “parlamentarismo” suelen pivotear sobre este asunto del desvío en base a una supuesta estrategia paradigmática, modélica o canónica.

El segundo problema, la falta de estrategia, suele convertir a los políticos en una suerte de sujetos culpógenos: “Hemos tenido problemas porque nos faltó una estrategia adecuada para llegar al electorado obrero”. Algo así como una argumentación exculpatoria de una ausencia clara de un proyecto estratégico concreto de dónde ir, para qué y, sobre todo, cómo hacerlo.

Sin embargo, el debate más sustancioso o de mayor vuelo intelectual se da cuando a la problemática de la estrategia se la suele ningunear desde un pensamiento espontaneísta o antiestratégico. Es ahí donde la intelectualidad pro-estratégica saca a relucir sus mejores armas teóricas para combatir a esta nueva encarnación del mal, es decir, aquel pensamiento que considera a las cuestiones estratégicas como un atavismo racionalista que poco tiene que ver con el sentido autoguiado que las masas darán a la revolución cuando esta se halle próxima.

Este último debate suele darse en los términos de un perfecto diálogo de sordos donde cada uno de los contrincantes argumenta en contra del otro con una variadad de afirmaciones autovalidadas pero sin posibilidad de falsación epistemológica alguna. En estos casos, la contundencia argumental suele ser directamente proporcional a la sordera de los contendientes.

Seguir leyendo Las carnes ligeras de la estrategia

Síntesis ideológica

pobre-de-derecha

Vas a seminarios del tipo “Gramsci, nuevas perspectivas” y subrayás como un obseso los textos de Bensaïd. Lees a Laclau para luego ir al baño y hacer lo que hace tu sobrina anoréxica. Te reís de cómo a veces patina el sesudo de Vattimo y te ponés serio con Brossat. Te alterás con Negri y sus hijos podemitas, Agamben no te termina de cerrar pero Jay te gusta más. Te acostás con Harvey, te levantás con Jameson y Anderson te prepara el desayuno. Disfrutás del sentido del humor de Eagleton y bostezás con Althusser y Badiou.

Pensás que sos un iluminado pero que todavía no encontraste la síntesis: tu síntesis. Ayer en el parque lo viste a tu sobrino veinteañero que aún no sabe sacarse los mocos y que tiene un penoso y ralo bigotito. Te saludó: ¿Qué hacés fiera? ¿Seguís leyendo ese bodoque? señalando las 700 y pico de páginas de “La ideología alemana”. Yo lo leí la semana pasada y se me ocurrió hacer una camiseta alusiva al respecto ¿te gusta? 

En dos segundos, miles y miles de páginas de tu no-síntesis se te vinieron encima. Solo atinaste a esquivar tu bulto mental y replicarle: A ver “fiera”…mostrame como te sale el kickflip.

kickflip-450x627

Y para seguir con onda skater un temazo de los RHCP

Patricio Reyes C.

Santiago Maldonado, Andrei Rubliov y las bandas delictivas estatales

Una de las perspectivas más interesantes pero más dramáticas para los artistas se refiere al vínculo del arte y sus protagonistas con las diferentes bandas delictivas que posee el estado. El caso de la detención y desaparición de Santiago Maldonado el 1º de agosto por parte de la pandilla de delincuentes de la Gendarmería vuelve a relacionar uno y otro campo: el del arte y la vida por un lado y el de la muerte, los negocios y la opresión por el otro.

delincuentes-de-la-GNA
Pandilla delictiva estatal en cacería de mapuches en el territorio provincial de Benetton

El “caso Maldonado” ya es archiconocido y muy mediatizado y está siendo llevado por una de las dependencias de multinacional Benetton, más precisamente su departamento judicial: el Juzgado Federal de Esquel a cargo del Juez Guido Otranto acompañado por una dependencia administrativa también de los Benetton: la Fiscalía Federal de Esquel, a cargo de Silvina Ávila. Seguir leyendo Santiago Maldonado, Andrei Rubliov y las bandas delictivas estatales

Santiago, la niña y la entrañable transparencia de la Gendarmería

La gente, a veces, tiene certezas. Por ejemplo, todas las niñas argentinas saben que el tercer domingo de agosto tendrán un regalito porque esa jornada es el Día del niño. Las certezas suelen relacionarse con la luz, lo iluminado, lo transparente que permite ver a través. El antónimo de la certeza es la incertidumbre, la zozobra y se relaciona con la opacidad, la oscuridad, lo que no vemos y que, además, nos angustia. Seguir leyendo Santiago, la niña y la entrañable transparencia de la Gendarmería

El juez Otranto y los “negros de mierda”

Muchísimas veces sucede que dichos y eventos importantes realizados fuera de los focos periodísticos de las grandes o medianas ciudades suelen perderse en el tiempo y quedar como simples anécdotas de pueblo.

El caso de la detención-desaparición de Santiago Maldonado por parte de las fuerzas de la Gendarmería Nacional argentina es, precisamente, lo contrario. Adquiere una dimensión internacional y es de una gravedad inusitada, aún por encima de casos similares como el de Julio López o Miguel Bru. Es en vinculación con estos grandes casos que esas pequeñas anécdotas pueblerinas de la que hablabamos, prontas a desaparecer, adquieren una importancia mayúscula. A partir de la detención-desaparición de Santiago Maldonado nos vamos enterando de situaciones y contextos que, de otra forma, quizás nunca habríamos reparado en ellos.

otranto1
Juez Federal Guido Otranto

No es mi objetivo aquí reseñar el patético desempeño del juez Guido Otranto o de la fiscal a cargo del caso de la detención-desaparición de Santiago Maldonado y sus complicidades con los responsables de Gendarmería. Ya hay suficiente evidencia periodística al respecto. Ni tampoco cargaré las tintas sobre la política crecientemente represiva por parte de los aparatos del estado. Ya muchos dirigentes políticos y organismos de Derechos Humanos dan cuenta de ello. Simplemente les hablaré de algunos pocos elementos de la argamasa, de la vasta urdimbre sociocultural a partir de la cual es detenido y desaparecido Santiago.

Blanquito

Cincuenta y tres días antes de la detención de Santiago, dicho juez informaba a la prensa que había archivado una denuncia contra Ricardo Parisi, el concejal de Cambiemos en Esquel quien, el miércoles 12 de abril de 2017 en una sesión del Consejo Deliberante local, había proferido brutales insultos racistas y discriminatorios contra los mapuches. El concejal Parisi había afirmado a los gritos: “ustedes son unos negros de mierda; yo soy blanquito y no tengo sangre ni mapuche ni tehuelche”.

Seguir leyendo El juez Otranto y los “negros de mierda”

La “cuestión militar” y yo

Una excelente y sesuda introducción por parte de Albamonte y Maiello sobre un libro de próxima aparición (“El marxismo y la cuestión militar”) promete poner sobre el candelero un asunto de especial sensibilidad para cualquier epidermis latinoamericana.

Muchos deben ser los puntos de vista y pareceres sobre el tema y cada quien debe tener su opinión. Aunque parezca mentira yo también tengo una. ¿Qué podría decirse desde el arte al respecto? Mi opinión puede resumirse en breves y poco intelectuales palabras: los milicos me dan asco, la vida militar me parece un insulto y el vocabulario militarista me resulta de una impudicia y obscenidad lacerante. Seguir leyendo La “cuestión militar” y yo