Archivo de la etiqueta: Charlas desde la Eteronef

Trump-l’œil, Bolsonaro y las democracias schmittianas

Versión en pdf

Naturalishistoria-webUna de las mayores competencias pictóricas de todos los tiempos fue la que sostuvieron, en la Grecia Clásica, Zeuxis de Heraclea y Parrasio de Éfeso. La anécdota está narrada en la Naturalis Historia (74 d.C) de Plinio el Viejo cuatrocientos años después de sucedida. El concurso tenía el propósito de determinar quién era el mejor pintor.

Zeuxis corrió la cortina que tapaba su cuadro y el asombro fue absoluto: había pintado unos racimos de uvas con tal grado de realismo que los pájaros que sobrevolaban por allí intentaban comerlas. Pensándose ganador, Zeuxis le pidió a Parrasio que muestre su cuadro tapado detrás de la cortina. Su sorpresa fue mayúscula cuando comprobó que el cuadro de Parrasio era la propia cortina. Zeuxis tuvo que reconocer la derrota ante el cuadro-cortina de Parrasio.

Esta sabrosa anécdota suele ser contada de manera introductoria en los cursos de historia del arte y de estética en relación a uno de los temas estrella de la disciplina: el realismo y sus problemas. De esta manera desfilan de manera obligada los conceptos de mímesis, naturalismo, objetividad, verosimilitud, ideología en el sentido marxiano, arte-sociedad y un larguísimo etcétera. En el centro del problema planteado por la competencia Zeuxis-Parrasio se encuentra un elemento técnico-pictórico que todos conocemos aunque no lo sepamos.  Seguir leyendo Trump-l’œil, Bolsonaro y las democracias schmittianas

Nosotros, los amantes de Barbara Stanwyck

Ayer vi Clash By Night (1952, Fritz Lang) cuyo título en castellano varía de acuerdo a los países: Encuentro en la noche (España), Tempestad de pasiones (Argentina), Choque durante la noche (México), Desengaño (Venezuela). A su vez, los franceses la han titulado Le démon s’éveille la nuit (El demonio se despierta por la noche), mientras que los alemanes e italianos han sido mas neutros (Vor dem neuen Tag-Antes del nuevo díaLa confessione della signora Doyle). Los rusos han sido literales: Стычка в ночи, siendo que Стычка es también refriega, escaramuza.

TM3_319_1Ese variado campo semántico nos da una idea bastante certera sobre el tema de la película. Además, si sabemos que Barbara Stanwyck es la protagonista, tendremos unas expectativas muy específicas sobre lo que veremos: No es tanto a quién se cepillará esta vez la Stanwyck o cuánto destrozo causará sino el cómo.

Y ese cómo es fantástico. El reparto es muy bueno: Paul Douglas, co-protagonista, haciendo un papel que le sienta como un guante (grandullón, tosco e ingenuo pero sensible y amable como en A Letter to Three Wives, 1949, de Mankiewicz); Robert Ryan, como proyectorista de cine, divorciado, amargado, alcohólico, irascible, depresivo; es decir el típico macho duro que, como suele ser el caso, solo está desesperado por conseguirse una mami sustituta que lo salve de su naufragio personal; Marilyn Monroe, como obrera en una fábrica de conservas, en su papel de la típica chica bonita de pueblo, casadera pero nada ingenua al respecto, con algunas perlitas feministas en sus diálogos y calzada, en las primeras escenas, en unos jeans tan pertinentes para su rol como horripilantes para cualquier espectador post-Niágara (Hathaway, 1953).

Seguir leyendo Nosotros, los amantes de Barbara Stanwyck

Estrategia, arte y efecto Wragge-Lecount

jubilados-banda-criminal-web
El diciembre caliente del 2017 argentino dejó un reguero de información política que aún, meses después, se está procesando. El debate parlamentario sobre la reforma previsional dio lugar a enormes manifestaciones no solo en las calles de Buenos Aires sino en las ciudades de todo el país. Asimismo los alrededores del Congreso Nacional fueron el escenario de una brutal represión por parte de las «fuerzas del orden» y su contestación por parte principalmente de la izquierda. Los avatares de las escaramuzas, la represión, la persecución o la demonización política de la protesta, ya suficientemente documentado, no es aquí motivo de un análisis; solo lo son sus consecuencias.

Y la consecuencia más notable se refiere a la centralidad que vuelve a adquirir la problemática de la estrategia política. Hay algunos datos que encendieron las alarmas del poder: una caída más o menos pronunciada de la imagen del gobierno, un protagonismo de la izquierda clasista en las calles (en desmedro del neorreformismo kirchnerista o la burocracia sindical) y un creciente estado de malestar por la situación socioeconómica.

A principios de 2018 la gran pregunta era ¿Cómo seguir? ¿Cuál sería la estrategia política más pertinente? Era una pregunta que se hacía tanto en los pasillos del poder como en las reuniones políticas de la oposición. Los debates en la izquierda sobre estrategia política son innumerables, sustanciosos y, por supuesto, imposibles de resumir en pocas líneas. Y es por ello que aquí intentaré abordar un aspecto pequeño pero sustancial para cualquier estrategia de izquierda: la cuestión de la iteratividad. Seguir leyendo Estrategia, arte y efecto Wragge-Lecount

Yasunari Kawabata: «Senectud, divino tesoro»

el-clamor-de-la-montana-yasunari-kawabata-webDespués de leer El clamor de la montaña (Yama no Oto, 1969) y La casa de las bellas durmientes (Nemureru Bijo, 1978) de Yasunari Kawabata, cualquier persona podrá estar segura que ese abuelito que le da de comer a las palomas en la plaza o aquel que te cruzas en el banco o en una manifestación antigubernamental, no tiene menos fuego en su interior que su atolondrada y hormonal nieta o su trepador y pedante hijo.

Shingo, el protagonista de El clamor de la montaña (o El sonido de la montaña, según las traducciones) tiene 63 años y una familia con la que no se siente a gusto, pero con una excepción: su joven y atractiva nuera; con ella se siente diferente y le hace rememorar un viejo amor, precisamente el de la hermana de su esposa, con quien no pudo casarse.

La vida de Shingo superficialmente fluye sin mayores contratiempos pero su vida interior es tumultuosa; su relación con Kikuko, su nuera, es tan fundamentalmente afectiva como sublimadamente sexual. Soledad en un entorno familiar árido donde su mujer (Yasuko) o sus hijos (la separada Fusako y sus pequeños hijos y el dilentante y mujeriego Shuichi, el esposo de Kikuko) poco tienen que aportar para Shingo cuya huida a su yo interior parece más bien una estrategia de superviviencia.

Este fluir de la conciencia de Shingo es bastante diferente al de la filosofía y estética occidental. No estamos en la dimensión de Bergson o Heráclito del nunca nos bañamos en el mismo río. La magdalena de Proust no es, precisamente, el modelo de excipiente que usa Kawabata para zambullirse en sus sueños eróticos o en sus fantasías diurnas. Shingo parece sumergirse en su propio mundo interno en un flujo de conciencia que también es un flujo de la naturaleza. Naturaleza siempre omnipresente en Kawabata y, en general, en la cultura japonesa. Flores, plantas, nubes, árboles, pájaros, el perro del vecindario, los pinos de Ikegami que Shingo ve desde el tren, el parque de Shinjuku al que va con Kikuko, todas las diversas formas de la naturaleza y sus estaciones parecen confluir en un mismo plano con el fluir de la conciencia del protagonista.

shinjuku-park-web
Parque de Shinjuku

En la estética de Kawabata estamos en el anverso del ideal griego de belleza y perfección que es modelo por excelencia para los occidentales en tanto sujetos deseantes de alcanzar algún tipo de plenitud en un futuro ya sea este cercano o lejano, terrenal o supraterrenal, individual o político. En esta novela de Kawabata se hace presente los principios opuestos de este ideal griego: estamos en el terreno del wabi-sabi, aquel principio estético-social japonés que hace de la aceptación de lo imperfecto, lo impermanente y lo incompleto la piedra angular de toda construcción humana de la belleza. Nada dura, nada está terminado, nada es perfecto. La conciencia de estos principios de wabi-sabi parecen ser la base en la que reposan las reflexiones y la emocionalidad de Shingo.

la-casa-de-las-bellas-durmientes-webLa casa de las bellas durmientes (Nemureru Bijo, 1978) es una novela corta cuyos efectos en el lector son pregnantes y duraderos. El título hace referencia a una posada, una especie de lupanar de características muy especiales: solo dos habitaciones (recepción y dormitorio) donde los clientes son ancianos que se acuestan con una muchacha joven dormida (narcotizada) para dormir junto a ella toda la noche. La casa, regenteada por una señora de edad madura, tiene sus reglas: solo un anciano por noche, se les provee dos somníferos a los clientes para un mejor y plácido sueño, no debían hacer nada de mal gusto […] no debían poner el dedo en la boca de la muchacha ni intentar nada parecido.

Semejante argumento en manos de Kawabata se presta no precisamente a la sordidez (que podría ser el estilema en cualquier otro autor) sino más bien a algo aún más filoso: melancolía infinita, soledad profunda, reflexiones en torno a la belleza, la vejez, la juventud presente (al tacto) y juventud ya ausente (en la memoria).

gabriel-Neale-web
Gabriel Neale (1978-) Susana y los viejos

El regusto misógino y patriarcal adquiere visos de una decadencia otoñal soberbiamente frágil. Desde una perspectiva occidental, los cuerpos desnudos y dormidos de la posada a la que concurre el anciano Eguchi, son de una pasividad absoluta. Si pensamos en la pintura europea, la desnudez femenina es algo dado a ver para los que están vestidos, o por lo menos así lo ve John Berger siguiendo a K. Clark; es algo que implica siempre a un espectador como con la serie de Susana y los ancianos. En la casa de las bellas durmientes, la pasividad femenina y su reverso (la desnudez) se absolutiza al extremo. La diferencia de Kawabata con este tipo de pasividad femenina a lo occidental es que la misoginia de la pintura europea (desde la temprana iconografía del relato bíblico de Adán y Eva) se seba sobre la mujer de una manera cínica e hipócrita: Se pinta a la mujer desnuda para el propio deleite patriarcal pero cuando la pintamos, por ejemplo, con un espejo lo hacemos para obtener con ello la típica coartada moral estigmatizante: Es la «vanitas».

Jacopo_Robusti,_called_Tintoretto_-_Susanna_and_the_Elders-web
Tintoretto. «Susanna e i vecchioni» (1560-65). En el Museo Kunsthistorisches de Viena, Austria. 

La otra línea típicamente occidental del desnudo es la de la disponibilidad, una displicencia corporal entre prados o almohadones pero donde siempre la pasividad supone un espectador masculino quien, a su vez, será el comitente, el que encargó la pintura. Y nosotros, claro está, seremos figuras vicarias.

En realidad, leyendo esta soberbia novela de Kawabata, pensé más en los shungas del periodo Edo (pre-Meiji) y también pensé en el corpus fílmico de Ozu (y sobre todo de los personajes interpretados por uno de sus actores fetiches: Chishū Ryū). Los shungas son estampas japonesas de temática erótica-sexual propia del Ukiyo-e, xilografías que florecieron en el período Edo, entre el siglo XVII y mediados del siglo XIX (comienzo del periodo Meiji, en 1867).

Shunga-de-Hishikawa-Moronobu---web
Shunga de Ishikawa Moronobu, principios de 1680.

Lo más destacado de las shungas es el carácter activo de la mujer y la explicitación del amor sexual desde una perspectiva gozosa. Es conocido que la preparación para el matrimonio en el Japón pre-Meiji, suponía una pedagogía de madres a hijas que contaba no solo con las estampas eróticas de las shungas sino también con libros de cabecera y pequeñas figurillas (fijas o móviles) llamadas netsukes, usadas al principio como fíbulas pero luego trabajadas como verdaderas piezas de arte, incluyendo lo que en Occidente se empezó a popularizar (hacia fines del siglo XX) como «consoladores».

 

mammoth_netsuke_IMG_0878_225-web

OT-J-653-1Podrá parecer extraño a la mentalidad occidental que las madres niponas transmitieran a sus hijas enseñanzas explícitamente sexuales pero ello se llevó a cabo durante siglos, por lo menos en las clases acomodadas que podían adquirir dichos recursos pedagógicos. El inicio del periodo Meiji supuso, a la vez que una apertura de Japón al mundo, el inicio del capitalismo nipón al tiempo que la importación de vectores de moral puritana de raíz victoriana. Una idea que me gustaría con tiempo desarrollar y de la que aquí solo hago un breve apunte al modo de nota rápida es que Las bellas durmientes de Kawabata parecen ser una solución de compromiso entre el Japón de los shungas ukiyo-e y la moral Meiji. Me gustaría, en otro momento y con más tiempo, intentar confirmar o desechar dicha hipótesis.

Chishu_Ryu_in_Tokyo_Monogatari_1953-web
Chishu Ryu

Asimismo es casi seguro que leyendo al anciano Eguchi desde Kawabata veamos a cualquiera de los personajes interpretados por Chishū Ryū, el actor fetiche de Yasujirō Ozu, en su papel de abuelo en familias de complicados avatares vitales. Y es que Eguchi es un perfecto equilibrista entre la tensión de una misoginia occidental y un tradicionalismo japonés que en nada es deudor de la moralidad puritana que los Meiji hubieron de importar de Occidente.

Mishima-web
Yukio Mishima

Párrafo aparte merece la nota introductoria de Yukio Mishima a La casa de las bellas durmientes en la que el autor de Confesiones de una máscara destaca la perfección formal de la obra de quien fuera su maestro y mentor. Una perfección que da cuenta de la relación entre el erotismo y la muerte, mediados por el lirismo detallista propio de Kawabata. La fililación de Mishima con esa eroticidad máxima, tradicionalismo extremo y coartadas morales es una de las tantas derivas que el torturado discípulo supo extraer de su destacado maestro. Fascinado por Kawabata (ganador del Premio Nobel en 1968) también estuvo Gabriel García Márquez, bajo cuyos influjos escribió Memorias de mis putas tristes (2004).

N. Patricio Reyes C.

La trilogía proletaria o las tres lógicas de Aki Kaurismäki

En 2017 tuvimos con Kaurismäki dos noticias. Una mala y otra buena. La mala se refiere a la amenaza del cineasta de dejar de filmar. La buena se refiere a la amenaza del cineasta de dejar de filmar. Me explico. Kaurismäki es quizás uno de los más originales y creativos cineastas europeos de nuestro tiempo y sería una verdadera pena que dejara de filmar y, por eso mismo, sorprendernos. Es cierto, el director finlandés ya profirió amenazas similares en el pasado y, por lo tanto, no habría porqué creerle que ahora las cumplirá.

Mi fundamentación en referencia a que si Kaurismäki dejara de filmar sería una buena noticia es frágil, lo sé, pero pertinente. Mi núcleo argumentativo es que recién cuando tenemos la obra acabada de un autor podemos construir cabalmente la significación o significaciones de su creación y no antes. Lógicamente, habrá múltiples lecturas desde muy variadas perspectivas pero todas, he aquí la cuestión, podrán contar con la obra total y no parcial del autor. Por ejemplo, la comprensión y el aprecio de Mondrian se darán de una mejor manera en forma retrospectiva a partir del Mondrian tardío ¿Qué pasaría si dejáramos de lado su serie neoyorkina de sus últimos años, sus jazzistas Boogie Woogie? Lo mismo sucede con los últimos seis cuartetos de Beethoven, de 1825 y 1826, cuya luz se proyecta hasta bien entrado el siglo XX con un Stravinsky o un Bártok como muestras. Y ello sin hablar que la cabal comprensión de esos cuartetos se dará, no por sus contemporáneos (con la excepción de Schubert), sino décadas después. En definitiva, hasta que un creativo no acaba su derrotero estético (por muerte, jubilación, cambio de actividad, cansancio, etc.) todo análisis de su creación es un work in progress, provisional y contingente. Por todo ello, y si tomáramos la amenaza de Kaurismäki en serio, es hora de revisar sin descanso, su obra completa.

Kaurismaki-Lógicamente, para entrar a Kaurismäki lo podemos hacer desde múltiples perspectivas (estéticas, sociológicas, psicoanalíticas, etc.) utilizando, a su vez, diversas categorías o agrupamientos o géneros: cine finlandés, cine nórdico, cine alternativo, tragicomedias, humor nórdico, cine-música, cine social, etc. La originalidad en el cine de Kaurismäki hace que sea difícil su encuadramiento en términos de género (drama, comedia, musical, social, etc.) aún sin tomar en cuenta las múltiples dificultades epistemológicas que tienen, aún hoy, teóricos y críticos para definir y demarcar los géneros y que ya señalaba Tomashevsky hace casi cien años: Ninguna clasificación lógica y sólida de los géneros puede establecerse. Su distinción es siempre histórica, es decir, justificada solo para una época dada. Además, esta distinción se formula simultáneamente por diversos rasgos, que pueden ser de una naturaleza enteramente diferente entre un género y otro. Al mismo tiempo, continúan siendo compatibles entre sí, porque su distribución obedece sólo a las leyes internas de la composición estética.

Tomashevsky, Tinianov o Bajtin hubiesen estado encantados con su vecino finlandés por los problemas que su cine plantea al encuadramiento genérico. Esa dificultad taxonómica es lo que quizás forma parte del atractivo que nos genera el cine de Kaurismäki, especialmente para los paladares que huyen del convencionalismo.

Seguir leyendo La trilogía proletaria o las tres lógicas de Aki Kaurismäki

Tiresias, la izquierda, la foto y algunos intelectuales

IMG_5811-(2)-web

Lo primero que me vino a la mente luego de leer el documento «crítico» de un grupo de intelectuales argentinos sobre el gobierno de Macri fue Tiresias, el célebre adivino de la mitología griega. Tiresias, hombre sabio y adivino, tenía una particularidad destacada: era ciego. Sin embargo, aunque ciego, era el que «más veía». El documento se llama «Hacia una caracterización del gobierno de Cambiemos. La ampliación del horizonte punitivo y los derechos humanos» y está firmado por destacados intelectuales (Gargarella, B. Sarlo, etc).

En mi humilde opinión, es un documento bastante lavadito, bastante light que apunta a señalar que los actuales títeres (el contrabandista de autos y su pandilla) son malos y, de paso, destacar que los pasados títeres (la empresaria hotelera antiabortista y su pandilla) no fueron buenos. En el camino queda un «pequeño detalle» innominado: Que lo importante no son tales títeres sino los titiriteros y eso, en mi barrio, tiene un nombre: estructura capitalista que, traducido al lenguaje también barrial, se llama: mafias patronales y sus felpudos de la burocracia sindical, bandas delictivas estatales cada vez más desatadas y más impunes, un entramado mediático-empresarial claramente fascista, una casta judicial obscena en su connivencia con el poder, un régimen patriarcal ignominioso, entre otras lindezas que trascienden las contorsiones de los títeres en el escenario. De esos hilos y esos titiriteros, mutis por el foro.

La foto que encabeza el documento (en el blog de Gargarella) fue lo que más me llamó la atención y fue lo que me remitió, como un flash, a Tiresias. Si Lacan decía que el inconsciente se estructura como lenguaje, aquí deberíamos poner una addenda para completarlo que dijera «como lenguaje fotográfico».

Seguir leyendo Tiresias, la izquierda, la foto y algunos intelectuales

«Armadale» y «petit armadale» de Wilkie Collins

ArmadaleImagínate a Lady Macbeth o a la madrastra de Cenicienta o a Medea o a alguna manipuladora similar escribiendo un diario. Bueno, en «Armadale» tenemos eso y muchísimo más. Lydia Gwilt es, quizás, una de las más fantásticas malvadas que haya producido la literatura inglesa. Su diario, sus cartas y las acciones narradas por el genial Wilkie Collins convierten a este personaje en una figura arrolladora que crece página a página casi en desmedro de quienes parecían que iban a ocupar el estrellato: Armadale y Midwinter.

«La dama de blanco» y «La piedra lunar» son las dos obras maestras de Collins según los entendidos. Sin embargo, «Armadale» debería figurar en pie de igualdad con estas, sino por su trama, por lo menos por el perfecto cincelamiento de nuestra Gwilt, cuyos vericuetos emocionales y sentimentales ganan en profundidad lo que las otras dos novelas ganan en complejidad narrativa.

Seguir leyendo «Armadale» y «petit armadale» de Wilkie Collins

Las carnes ligeras de la estrategia

Si una palabra ha sido zarandeada, llevada y traída de aquí para allá es la palabra «estrategia». Desde las fuerzas políticas de izquierda suele ser común escuchar «se hace necesario hacer un debate sobre estrategia».

Tales debates suelen plantearse generalmente en los términos de desvío, de carencia o de confrontación. En el primer caso, el desvío estratégico, se achaca al contrincante interno que su estrategia está mal planteada, está desviada, o torcida y, por ende, conducirá al fracaso o, peor aún, desvirtuará ideológicamente el sentido del proyecto político. Los debates interminables sobre el «frente único», «golpear-juntos-marchar-separados», «entrismo», «centrismo», «parlamentarismo» suelen pivotear sobre este asunto del desvío en base a una supuesta estrategia paradigmática, modélica o canónica.

El segundo problema, la falta de estrategia, suele convertir a los políticos en una suerte de sujetos culpógenos: «Hemos tenido problemas porque nos faltó una estrategia adecuada para llegar al electorado obrero». Algo así como una argumentación exculpatoria de una ausencia clara de un proyecto estratégico concreto de dónde ir, para qué y, sobre todo, cómo hacerlo.

Sin embargo, el debate más sustancioso o de mayor vuelo intelectual se da cuando a la problemática de la estrategia se la suele ningunear desde un pensamiento espontaneísta o antiestratégico. Es ahí donde la intelectualidad pro-estratégica saca a relucir sus mejores armas teóricas para combatir a esta nueva encarnación del mal, es decir, aquel pensamiento que considera a las cuestiones estratégicas como un atavismo racionalista que poco tiene que ver con el sentido autoguiado que las masas darán a la revolución cuando esta se halle próxima.

Este último debate suele darse en los términos de un perfecto diálogo de sordos donde cada uno de los contrincantes argumenta en contra del otro con una variadad de afirmaciones autovalidadas pero sin posibilidad de falsación epistemológica alguna. En estos casos, la contundencia argumental suele ser directamente proporcional a la sordera de los contendientes.

Seguir leyendo Las carnes ligeras de la estrategia

Spears, lectora de Marx

Desde que el mundo es mundo algunos pocos cuentan chistes, hacen bromas, chanzas y chascarillos. Los demás, es decir casi todos nosotros, los acompañamos riendo. Los antiguos griegos crearon al respecto todo un género dramático dedicado a lo cómico relacionado con los antiguos ditirambos y dramas satíricos que, a su vez, estaban referidos al culto de la fertilidad y, por ello mismo, al dios Dioniso. Sea con Aristófanes o con el payaso de nuestro grupo de amiguetes venimos riéndonos por ocurrencias más o menos sofisticadas o toscas, oportunas o desubicadas.

Hace aproximadamente un siglo uno de los maestros de la sospecha, el Dr. Freud, descubrió que rascando un poco la primera y superficial capa del chiste, hay cantidades ingentes de información referidas a contenidos inconscientes. Nos seguimos riendo como lo hacemos desde el paleolítico junto al fuego de la cueva pero, desde principios del siglo XX, además de reírnos, sospechamos de nuestra risa y, por supuesto, de la ajena.

En esta charla hablaremos del muy interesante trabajo de Britney Spears “Work Bitch”, de los efectos a que dio lugar y las reflexiones que me provocaron. Primero vino la risa: Spears interpretaba o leía a Marx. Luego, o casi al mismo tiempo, entraba la sospecha. Lo que sigue es un compendio de esa jocosidad y esta seriedad, es decir, algo parecido a esa ensalada “agridulce” que tu tía se empeña en hacerte probar cada vez que vas a visitarla.

Cuando escuché por primera vez «Work Bitch» quedé pasmado. No fui el único. Tuvo muy buena recepción de público pero también de la crítica especializada. No solo se había instalado en el centro de las pistas de baile del planeta con una música potente sino que logró atraer a una intelectualidad que no comprendía del todo que era lo que quería transmitir. El video, por si fuera poco, dejaba aún más interrogantes. Lógicamente, todos los focos marxianos se fueron encendiendo uno a uno apuntando nuevamente a la Spears.

Seguir leyendo Spears, lectora de Marx

Santiago Maldonado, Andrei Rubliov y las bandas delictivas estatales

Una de las perspectivas más interesantes pero más dramáticas para los artistas se refiere al vínculo del arte y sus protagonistas con las diferentes bandas delictivas que posee el estado. El caso de la detención y desaparición de Santiago Maldonado el 1º de agosto por parte de la pandilla de delincuentes de la Gendarmería vuelve a relacionar uno y otro campo: el del arte y la vida por un lado y el de la muerte, los negocios y la opresión por el otro.

delincuentes-de-la-GNA
Pandilla delictiva estatal en cacería de mapuches en el territorio provincial de Benetton

El «caso Maldonado» ya es archiconocido y muy mediatizado y está siendo llevado por una de las dependencias de multinacional Benetton, más precisamente su departamento judicial: el Juzgado Federal de Esquel a cargo del Juez Guido Otranto acompañado por una dependencia administrativa también de los Benetton: la Fiscalía Federal de Esquel, a cargo de Silvina Ávila. Seguir leyendo Santiago Maldonado, Andrei Rubliov y las bandas delictivas estatales